Domingo, 22 de Julio 2018
 
  Termoeléctrica Man
Rubicón incorpora a su cartera de clientes a i ...ver más

[ Más novedades ]



 

 


La Plata - Bs As - Argentina

Tel/Fax:
ADMINISTRACION :
+54 (0221) 479-4072

SOPORTE TECNICO: +54 (0221) 479-4072


Email:
info@rubicon.com.ar


[ Ver todas las novedades ]

Rubicón y La Innovación continua

La Lección de Fosbury Año 1968, espléndido día de sol en la ciudad de México, el público apura la toma compulsiva de cantidades enormes de gaseosas, contemplando desde las gradas del Estadio Olímpico la prueba de salto en alto masculino. La multitud llegada desde distintos rincones del planeta observa con entusiasmo las numerosas pruebas que se van intercalando. Los concurrentes comparan la altura a la cual llegan los distintos competidores, apostando cenas y futuros encuentros, viendo si los atletas de sus países continuarán en la lucha por el podio y si se registra una nueva marca olímpica.
El estado de inestable normalidad da paso a la sorpresa y la sorpresa cede lugar al murmullo colectivo. Luego de décadas durantes las cuales la técnica de salto consistía en correr hacia la barra y lanzarse hacia delante efectuando un movimiento de rodillo, un inglés al que muy pocos conocían y tenían en cuenta, llamado Dick Fosbury, sorprende a todos, propios y ajenos, corriendo hacia la barra y lanzándose de espalda a ella. Resultado: un nuevo record olímpico y mundial. Medalla de Oro para este inglés hasta ese momento desconocido.
 ¿Imaginan la reacción de los demás competidores? Correcto. Pidieron la descalificación del atleta inglés. Es conveniente aclarar que las normas olímpicas tenían y tienen una serie de prohibiciones, pero ninguna impide la utilización de nuevas técnicas de salto. Las quejas fueron desoídas y Fosbury fue consagrado en el podio. A partir de ese momento los atletas empezaron a practicar y utilizar esta nueva técnica, y hoy día sin importar raza, piel o país que representen todos los atletas, tanto hombres como mujeres, participan de las competencias atléticas utilizando esta nueva técnica de salto, denominada en homenaje y recuerdo al que primero la implementó salto Fosbury.
Si pensáramos en el área de la producción, diseño, administración y dirección de empresas, podríamos decir que es de vital importancia adoptar nuevas técnicas si se quiere mantener a la empresa en competencia. Ya no sirve sólo con perfeccionar los viejos métodos.
En Rubicón, la elección por el cambio, la expresamos con dos palabras “Innovación Continua” un estado de evolución posterior a la “mejora continua”.